¿Cómo evitar que mi perro se jale de la correa mientras pasea?

¿Cómo evitar que mi perro se jale de la correa mientras pasea?

Consejos para que tu perro deje de tirar de la correa mientras pasea

Muchas personas no llevan a sus perros bajo control mientras pasean, y eso puede ser un riesgo para él, para su mascota y para otros perros / personas. Contrariamente a la creencia popular, los perros no tiran de la correa mientras caminan porque quieran ser el líder de manada, ser perro alfa o dominante sobre su ser humano. ¡Hay una explicación mucho más simple que no da crédito al mito de que los perros están en busca de la dominación mundial!

Los perros tienden a jalar por tres razones muy simples:

  1. Porque la correa es demasiado corta.
  2. Porque mueren por olfatear el muendo entero.
  3. Porque consiguen seguir avanzando.

A los perros les encanta estar afuera, y la caminata es una parte estimulante y emocionante de su día, por lo que el deseo de seguir adelante es muy fuerte. Y seamos honestos, los seres humanos no somos los compañeros ideales para caminar con ellos, ya que el ritmo natural y cómodo de caminar de un perro es mucho más rápido que el nuestro. Para ellos tener que caminar con calma al lado de una persona cuando lo único que un perro realmente quieren hacer es correr e investigar su entorno requiere un grado de control de impulso que puede ser muy difícil de usar para algunos perros.

Dicho esto, a todos los perros se les debe enseñar a caminar con una correa de una manera positiva sin dolor o incomodidad, de modo que una caminata sea agradable para todos.

Las correas son un gran problema para el dueño y uno de los principales culpables de por qué tantos perros sanos están condenados a la vida (o, por lo general, con mayor precisión, a una muerte prematura) en refugios para animales. Ya sea que se trate de tirar de la correa que en muchos casos desencadena una mayor agresividad, lo más importante a tener en cuenta es que estos problemas casi siempre se pueden prevenir y manejar cuando se usan métodos de entrenamiento positivos.

Pasos a seguir para que poco a poco tu perro deje de jalar de la correa

1. Debes estar atento a su energía y lenguaje corporal mientras caminas con tu perro.

Asegúrese de comunicar un mensaje que diga: “¡Soy el líder!” Mantén la cabeza erguida y los hombros hacia atrás. Piensa en pensamientos positivos e imagina que el perro camina bien. Puede que se sorprenda de los resultados. No te estreses o lo estresaras a él.

No olvides que por instinto él marcará la dirección, pero tú deberás marcar el ritmo. La idea es que acompañes a tu perro en el paseo. Como ya lo dijimos los perros necesitan olfatear y explorar el mundo. Imagina, llevan toda la tarde encerrados en casa, es normal que se aburran, por lo cual cuando los llevas a pasear querrán comerse al mundo. Deja que él vaya a donde su nariz lo lleve (por supuesto no en medio de la calle ni en zonas riesgosas). Si va adelante de ti en el paseo ¡no pasa nada! él va concentrado en sus asuntos de perro.

2. Mantén la correa de tu perro corta, pero no apretada.

Este simple consejo puede ahorrarle muchos dolores de cabeza. Las correas flexibles y otras correas más largas hacen que sea más difícil comunicarte con tu perro y que resulte más fácil ir donde él quiera. Pero, no olvides, también es importante mantener suelta la correa del perro. Si realizas una corrección después de un comportamiento problemático, debes ser rápido, y luego la correa del perro debe regresar al estado relajado. Es un ejercicio que deberás dominar, práticalo todos los días.

Si en algún punto la correa se pone tensa (y tu perro intenta jalar) lo que debes hacer es detenerte por completo. Tu perro debe aprender que si siente tensión en la correa, no avanzarán y él no llegará a donde quiere, pero si la correa está floja y sin tensión, puede seguir explorando sin problema. Debes ser constante con este punto. Complementa este punto con el ejercicio del punto 5.

3. Coloca el collar del perro en la parte superior del cuello.

Si alguna vez has visto un perro en trineo, notarás que el arnés está alrededor de la parte inferior del cuello del perro, cerca de los hombros. ¿Por qué? Aquí es donde se encuentra el poder de tracción del perro. De hecho, estás ayudando a tu perro a jalarte si tienes el collar / pechera puesto allí. En su lugar, colócalo en la parte superior del cuello, que es el área más sensible.

4. Recuerda que todo se trata de las recompensas.

Una de las formas más fáciles y efectivas de comenzar a enseñarle a un perro a caminar correctamente con una correa es recompensarlo por prestarte atención y por estar en la posición deseada (a tu lado o cerca de ti) cuando sale a pasear  / caminar.

A medida que el perro aprende que caminar junto a ti es una experiencia placentera y gratificante, pasará menos tiempo tirando y más tiempo caminando agradablemente a tu lado.

5. Juega el juego “sígueme”.

Aférrate a tu correa y da varios pasos hacia atrás alejándote de tu perro. El movimiento hacia atrás es tentador, por lo que es probable que su perro gire y lo siga. Di “¡sí!” Cuando tu perro se aproxime a ti, y luego prémiate de inmediato con un regalo.

El juego ayuda a su perro a enfocarse y moverse contigo. Luego retrocede varios pasos en otra dirección. Una vez más, di “¡sí! Cuando tu perro se acerque recompénsalo con un regalo. Repite este patrón de ocho a 12 veces, hasta que tu perro te persiga activamente cuando te vaya.

6. Practica la caminata.

¡Tú y tu perro no mejorarán si no sales y lo hacen! Celebra cada éxito en el camino. Aprende de los días malos, pero no te preocupes por ellos. Y un día, ¡descubrirán que lo han hecho! ¡Han dominado la caminata!

Practique en sus caminatas regulares. Una vez que haya comenzado la caminata, cada vez que tu perro te mire o camine a tu lado, dile “¡sí!” (refuerzo positivo) e inmediatamente lo recompensarás con una golosina.

Recompensa a menudo. Las recompensas frecuentes ayudarán a tu perro a descubrir más rápidamente el comportamiento que estás buscando y le facilitarás el proceso de aprendizaje.

El truco para hacer que esto funcione es usar golosinas muy especiales al principio, y mantener alta la tasa de refuerzo, lo que significa que marcas y recompensas a menudo, tal vez cada 4-5 pasos al principio, para todos y cada uno de los ‘buenos’ comportamiento de correa .

Con el tiempo, puede disminuir su tasa de refuerzo, recompensando a tu perro con menos frecuencia durante el transcurso de la caminata.

Ojo. Si durante el paseo se encuentran a otro perro en su camino, deja que tu perro olfatee y salude al otro perro, mientras esto pasa no te pongas nervioso, y sobre todo NO lo jales ni tenses la correa o tu perro se pondrá nervioso.

7. Considera ayuda adicional.

Si tu perro ya es un tirador experimentado, considera la compra de un arnés de clip frontal de calidad para proporcionar un control adicional en las caminatas. Pero si tu perro ya tira con fuerza con un arnés para perros sin tracción, considera trabajar con un entrenador calificado, con refuerzo positivo.

Finalmente, recuerda que caminar con una correa es una habilidad que requiere tiempo y práctica tanto para el padre como para la mascota.

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *