Tips para Darle la Bienvenida a un Nuevo Perro en Casa

Tips para Darle la Bienvenida a un Nuevo Perro en Casa

Cómo Darle la Bienvenida a Tu Nuevo Perro

Traer un nuevo perro a casa requiere planificación. Antes de adoptar o llevar un perro a casa, es probable que tengas al menos un poco de alimento, recipientes para comida y agua, una cama, una correa, un collar, y tal vez algunos juguetes. Si has sido muy concienzudo, probablemente ya hayas organizado la primera consulta veterinaria, y tal vez incluso hayas hablado con toda la familia para establecer reglas sobre el nuevo perro, quién lo alimentará y sacará a caminar.

El gran día llega cuando recoges al perro. Todo el mundo está emocionado y feliz mientras conduces a casa, y todos ustedes, abren la puerta y dejan al perro sin correa adentro de la casa. Y es aquí donde comienzan los problemas. En términos humanos, has desatado un delincuente juvenil.

Hogar dulce hogar

Para tener un perro bien equilibrado, debemos enseñarle las reglas de la casa y establecer límites desde el principio, es decir, desde el primer día en que conoce tu casa. El mensaje que le envías a tu perro en el momento en que ingresa a tu hogar por primera vez es fundamental, porque estableces inmediatamente las reglas básicas en la mente de tu perro. Si lo dejas correr por la puerta, el mensaje es: “¡Aquí! Todo es tuyo, y puedes hacer lo que quieras “.

Al abrir esa puerta y dejarlo sin control, le has dicho a tu perro: “No hay reglas ni límites”. Ya sabes a dónde va esto: se comerá los zapatos, se subirá a los muebles, saltará sobre las personas. ¡Y luego comenzarán las búsqueda en Google sobre “cómo educar a mi perro”, tratando de descubrir qué está “mal” con tu nuevo perro!

El proceso de traer a tu nuevo perro al hogar por primera vez debe ser muy deliberado y específico. Aquí están algunos pasos esenciales a considerar (aplican también para cachorros):

1. Mantén la calma

Cuando recoges al perro, todos deben permanecer tranquilos. Puede ser tentador saludar al nuevo miembro de la familia con entusiasmo, pero este no es el momento de hacerlo. Acepta al perro en tu espacio, pero no le des más que un mínimo de atención o afecto. Estás a punto de sacar al perro de un lugar que se ha vuelto familiar y llevarla a un lugar completamente nuevo. Y recuerda: este paso debe permanecer durante todo el proceso.

2. Da un largo paseo

– Siempre y cuando tenga todas su vacunas – Cuando llegues a casa, mantén a tu perro con la correa, porque ahora vas a dar un largo paseo por su nuevo vecindario. Esto tiene dos propósitos: le ayudará a drenar su exceso de energía y llevarla a un estado de calma, y ​​la acostumbrará a los nuevos olores, imágenes y sonidos.

3. Introduce tu hogar

Después de la caminata (cuando la edad y la situación de la mascota lo permita, claro), mantenga a su perro con la correa para una presentación adecuada del nuevo paquete: su casa, apartamento, condominio, etc. Traiga al perro a la puerta de entrada, pero no la deje entrar primero. Si puede, haga que se siente o se acueste mientras abre la puerta. Luego, entras primero, no permitiéndole seguir hasta que la invites a entrar.

4. Haz el recorrido

Una vez dentro, mantén a tu perro con la correa y llévala de habitación en habitación. No lo dejes olfatear ni deambular. Usa la correa para mantenerlo a tu lado. Pasa unos minutos en cada habitación antes de pasar a la siguiente. Cada puerta es una oportunidad para establecer tu liderazgo. ¡Sé consistente! No permitas que el perro te siga a la habitación contigua hasta que le des permiso. Aplica lo mismo si tienes patio.

5. Sin contacto, sin hablar, sin contacto visual

Durante el recorrido, no hables y usa solo lenguaje corporal o sonidos simples, como “¡Tsch!” O un chasquido con los dedos, para comunicarse o corregir. Tu perro está abrumado en este momento, por lo que cuanto menos estimulación, mejor. Esto ayudará a mantenerlo enfocado en ti.

6. El área de alimentación

Una vez que hayas completado la excursión, lleva al perro al lugar donde estará su comida y el agua, ofrece una recompensa con un poco de agua y algunos trozos de comida, pero no un plato entero todavía; tu perro sigue con su correa, ¿recuerdas?

7. El dormitorio del perro

Del mismo modo, si tiene un lugar especial donde te gustaría que el perro se quede cuando necesites que estar fuera de tu camino, por ejemplo, cuando realizas actividades domésticas, llévelo allí. Aquí es donde finalmente puedes dejarlo sin correa. Ese lugar puede ser donde está su cama, o un lugar en la esquina de la sala donde quieres que permanezca. Al dejarlo sin correa aquí, le estás diciendo, “Esto es tuyo”. No se sorprenda su perro inmediatamente decide calmarse e ignorar a la familia por un tiempo. Esto no significa que él odia su nuevo hogar. Significa que ha encontrado su lugar en él.

8. Exude energía calma-asertiva

Todos en el hogar deberían ignorar al perro. Puedes acariciar al perro si se acerca a ti, por supuesto, pero no te excedas de cariño todavía. Así como todavía te estás acostumbrando a él, él se está acostumbrando a estar en su nueva casa. Ya has recorrido un largo camino para enseñarle que este es tu territorio y tú estableces las reglas. Ahora, él va a observar para poder descubrir cuáles son las reglas y quién es quién en su nuevo hogar.

Si ha pasado por estos ocho pasos, habrá reclamado tu territorio y establecido quiénes son los líderes de la manada.

 

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *