Todo lo que Debes Saber Cuando Compartes Depa y tienes Perro

Todo lo que Debes Saber Cuando Compartes Depa y tienes Perro

Guía para convivir con tu perro y  tu un rommie

Tazas de café sucias, ropa tirada en el piso, envases de cerveza por doquier y porque no, alguien se acabo tu cena. Seguro tienes un compañero de cuarto, ¿verdad?

Ya sea que tu vida en su espacio compartido sea fácil y fluida, llena de ocasionales problemas o una batalla casi diaria de “esto no está sucediendo realmente”, pero si decides vivir con alguien que nunca ha tenido un perro, es una buena idea que le hagas saber a tu compañero de habitación en qué se está metiendo. Después de todo, compartirás tu perrhijo, tu mejor amigo, tu compañero constante.

Hay algunas reglas de oro para cuidar a una mascota cuando vives con compañeros de cuarto. Siga estas pautas para evitar molestar a su compañero de cuarto o provocar una disputa:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Juan Carlos Martínez (@juanesya) el

Aquí hay algunas lecciones que un compañero de cuarto debe saber sobre vivir con un perro (ajeno):

¡El compañero de cuarto debería saber esto antes de mudarse!

  1. No deje la comida al alcance del perro. Incluso si el perro es uno de esos raros perros unicornio que no muestra ningún interés en la comida humana, siempre es mejor estar seguro que lamentarlo.
  2. Alerta de alertas: a los animales les gusta la comida. Siempre pregunta antes de alimentar al perro. Un compañero de habitación bien intencionado puede darle al perro algunas golosinas adicionales, y de repente, ha ganado algunas kilos. Los compañeros de cuarto deben preguntar cuándo y cuánto deben alimentar al perro.
  3. Asegúrese de conocer los números de teléfono de emergencia o del veterinario de confianza en caso de que algo salga mal. Es una pesadilla horrible, pero es aún más aterrador cuando no es tu perro y no sabes qué hacer.
  4. El pelo de perro llegará a todos lados. Es cierto que algunas razas arrojan menos que otras, pero es un hecho de la vida. Tu cabello se vierte en la ducha. Lo mismo ocurre con los perros, excepto que tienen mucho más pelo, y hasta hoy no conoces u  caso de calvicie de perro (JEJE). Una manera fácil de evitar comer pelo de perro es usar ropa separada para cocinar y para abrazar al perro. Y, por supuesto, el pelo de perro se pegará a ti, pase lo que pase.
  5. Sumando al anterior: Mantenga limpias las áreas comunes. Las personas que no poseen perros o gatos a menudo eligen no hacerlo porque no están interesadas en ese tipo de responsabilidad en este momento. Eso significa que tú debes apoyar con más tareas de limpieza de áreas comunes. Es probable que tus compañeros de habitación no quieran recoger lo que hace tu mascota, pero si lo hacen, asegúrate de decirles cuánto lo aprecias.
  6. El perro siempre preferirá su ser humano de compañía. Esta es una lección realmente difícil de aprender para un nuevo compañero de cuarto, especialmente si eres alguien que adora a los animales. Pero, si eres el tipo correcto de persona, el perro también aprenderá a confiar en ti.
  7. La seguridad es diferente cuando tienes un perro. De repente puede tener una puerta al final de la entrada que debe abrirse, cerrarse, bloquearse y desbloquearse cada vez que ingresa y se marcha. Si tiene las manos llenas de objetos para llevar al automóvil, no puede olvidar que el perro querrá entrar o salir. Tal vez deberías hacer dos viajes.
  8. Asumir la responsabilidad por los artículos dañados. Lo rompes; lo pagas. Y recuerda: es mejor invertir en un curso de adiestramiento canino, a la larga será más barato.
  9. Comunícate. Es importante encontrar maneras de abrir el diálogo y saber si todo va bien con tus compañeros de cuarto con respecto a la presencia de la mascota en casa.
  10. Saber cuándo llamarlo. Si tu mascota y tu compañeros de habitación realmente no se llevan bien, y eso sucede a veces, sepa cuándo es el momento de seguir adelante y encontrar un nuevo lugar. Intente buscar maneras de mantener la paz mientras se agota su contrato y luego encuentre una nueva situación de vida que sea mejor para todos.

Algunas ventajas de vivir con un rommie con perro (les guste o no):

a. Siempre tendrás un compañero de ejercicio. Ya sea para trotar, correr o caminar alrededor de la cuadra, la mayoría de los perros disfrutan de una excusa para salir y disfrutar del aire fresco con cualquier persona.

b. Los compañeros de habitación pueden aprovechar el hecho de tener un amigo de cuatro patas para hablar sobre sus paseos, caminatas o carreras con alguna persona sexy del sexo opuestos (o no JEJE).

c. Psicólogo en casa. Ellos entienden. Ya sea que haya tenido un mal día, tengas problemas con otra persona importante o simplemente tengas que dolor de panza, el perro estará allí para ayudarlo.

¿Alguna vez has compartido a tu perro con un compañero de habitación, o has sido el compañero de habitación que vive con un perro por primera vez? Comparte tus experiencias a continuación.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *